Bajo el principio: “La migración en forma ordenada y en condiciones humanas beneficia a los migrantes y a la sociedad”, la Organización Internacional para las Migraciones trabaja con los gobiernos y organizaciones de la sociedad civil pertenecientes a los países a los cuales presta su servicio, con la misión de:

  • Ayudar a encarar los crecientes desafíos que plantea la gestión de la migración a nivel operativo;
  • Fomentar la comprensión de las cuestiones migratorias;
  • Alentar el desarrollo social y económico a través de la migración; y
  • Velar por el respeto de la dignidad humana y el bienestar de los migrantes

A nivel internacional la OIM apoya las medidas gubernamentales para ofrecer protección y asistencia apropiada, para su regreso y arraigo, a las personas desplazadas dentro de sus propias fronteras, por causa de desastres naturales, conflictos armados, conflictos interétnicos, entre otras razones.

La organización apoya las medidas tendientes a la integración social y económica de los migrantes laborales documentados, promoviendo para los mismos el trato igualitario ante la Ley y la eliminación de toda forma de discriminación y prácticas xenofóbicas en los países de recepción, con particular interés en la situación de las mujeres, los niños y otros grupos vulnerables. De igual manera, la OIM, apoya las medidas gubernamentales tendientes a garantizar el refugio y el asilo de personas desplazadas, tratando de proporcionar en sus países de origen las condiciones adecuadas para evitar los movimientos forzosos, exilio o desplazamiento; y que en los países de acogida se les ofrezcan las plenas garantías del reconocimiento y ejercicio de sus derechos humanos.